Julieta Campusano Chávez Senadora

Nació en Tocopilla el 31 de mayo de 1918. Su padre, Eleodoro Campusano, era obrero y su madre, doña Jesús Chávez, dueña de casa.
Fue tejedora, costurera, dependiente de una tienda y después en una pulpería. Tuvo que trabajar desde muy joven, porque la necesidad en su hogar era muy grande. A su padre lo habían despedido de una empresa norteamericana que trabajó en Tocopilla. La familia se trasladó a Coquimbo. Y allí inició su larga trayectoria de luchadora política y social.
Ingresó a las Juventudes Comunistas en 1934 cuando tenía 16 años de edad. Formó parte de la delegación de 12 jóvenes enviados por Coquimbo al Congreso de la Alianza Libertadora de la Juventud, realizado en Santiago en septiembre de 1937.
En 1943, residiendo ya en Santiago, participó activamente en la comisión preparatoria del Primer Congreso Nacional de Mujeres. Este tuvo lugar en 1944 y de él surgió la Federación Chilena de Instituciones Femeninas (FECHIF), presidida por Amanda Labarca y Julieta Campusano, que tenía como principal objetivo la obtención de los derechos políticos para las mujeres.
En el XIII Congreso Nacional del Partido Comunista de 1945, fue elegida miembro del Comité Central.
En abril de 1947 fue elegida regidora por la Comuna de Santiago. En octubre de ese año, González Videla inició la represión y Julieta Campusano fue detenida y enviada a prisión, allí, en la cárcel, dio a luz a su hija Dolores.

En 1958, fue derogada la Ley Maldita. Julieta Campusano fue elegida diputada
por el Segundo Distrito de Santiago para el período 1961- 1965.

Participó activamente en la Ley de Jardines Infantiles, en la Ley de Jubilación de la Empleada de Casa Particulares y en la Ley de la Jubilación de la Mujer a los 60 años de edad.
Es elegida senadora por el período 1965 – 1973 y reelegida Senadora por el período 1973 -1981.
La dictadura fascista, a través del Decreto Ley 27, de fecha 21 de septiembre de 1973, eliminó el Congreso Nacional y los dirigentes políticos fueron perseguidos. Julieta se asiló en la Embajada de Holanda. Durante su exilio en la República Democrática Alemana, Cuba, Holanda y Argentina, tuvo una destacada actuación como dirigente comunista.
El 20 de marzo de 1987, junto a Mireya Baltra, ingresó a Chile por el paso cordillerano de Tronador, a la altura de Osorno. Permanecieron clandestinamente hasta el martes 12 de mayo, día en que se presentaron, ante la Corte de Apelaciones para poner un recurso de amparo reclamando su derecho de vivir en la patria.
Fue relegada a Sierra Gorda en la Segunda Región. Después trasladada a Camiña, pueblo ubicado a unos 100 kilómetros al Noreste de Pisagua y a 2.200 metros sobre el nivel del mar
Julieta Campusano falleció el martes 11 de junio de 1991, a los 73 años de edad y después de haber militado durante 55 años en las filas del Partido Comunista.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *